Todos los artículos guardados como: ÑAM

Hay muchos blog de gastronomía que se vienen muy arriba con las recetas, utensilios y restaurantes. Tanto que parece que disfrutar de una buena comida está al alcance de sólo unos pocos. Sin embargo, la realidad no puede ser más distinta.

Con un poco de cariño y los conocimientos adecuados se pueden preparar y disfrutar platos que te harán salivar. Y eso es precisamente de lo que hablamos en esta especie de blog de gastronomía que es ÑAM. Aunque no sólo hablamos de recetas, también buscamos los mejores restaurantes, cafeterías y bares en los que saciar algo más que el apetito.

Seamos sinceros, pocas cosas son más imperdibles en la vida que terminar una comida que has disfrutado hasta la última cucharada y acabar chupándote los dedos. Especialmente si eres tú el que se ha puesto el delantal y lo ha preparado con sus propias manos. Así que ya sabes, prepara gorro y mandil y directo a los fogones.

Este Sándwich Cubano es simplemente lo mejor

Puede que el Sándwich Cubano esté lleno de incongruencias, como que sea más bien un bocadillo o que sea originario de Florida, pero eso no le quita ni un ápice de sabor. Y os aseguro que de eso está sobrado. Tanto que quizás sea el mejor bocado que peguéis en mucho tiempo. Ahí es nada.

Este Banana Bread sin gluten va a romper todos tus esquemas

Aunque Londres no es famosa por su comida, lo cierto es que me sorprendió la gran cantidad de comida sin gluten que había. A diferencia de otras ciudades que hemos visitado (te estoy mirando a ti, Lisboa) parecía que todas las cafeterías y restaurantes estaban concienciadas con el problema. Como todo en la ciudad del Támesis no era barato, pero había platos que se notaba que estaban cocinados con mucho cariño y cuidado. En especial este Bannana Bread (alias pan de plátano) sin gluten con quinoa, chocolate y canela que desayunábamos día si día no en la cafetería que había junto al hotel. No sólo está delicioso, si no que además deja un aroma que alimenta por toda la casa.

Este Falafel casero va a hacer que se te salten las lágrimas

Puede que Londres no sea famosa por su gastronomía pero lo cierto es que durante nuestro viaje comimos algunos platos que nos dejaron muy buen sabor de boca. Disfruté de las hamburguesas de Shake Shack y Five Guys (que son bastante más caras que las de Nueva York), pero del plato que no me olvido es el Falafel que comí en Camden Market.

Un cóctel para despedir el 2016

No se vosotros, pero en mi familia todas las nocheviejas se suele brindar con una copa de champán en la que algunos miembros meten un anillo de oro. Una tradición que quizás sea el momento de actualizar. Y no se me ocurre mejor sustituto que el French 75, un cóctel emblemático que tuvo sus orígenes en la Primera Guerra Mundial.

Katsudon, el manjar japonés del que nunca has oido hablar

Lo admito. Últimamente estoy algo obsesionado con Japón. Al principio era sólo Nintendo, pero poco me fue cautivando el contraste de su cultura, sus productos de papelería, su diseño… y ahora estoy enganchado a su gastronomía.

Todo empezó hace un año con el Sushi, después vino el Ramen y ahora es el turno del Katsudon. Tranquilo, no tiene porqué sonarte. Es un plato habitual de muchos restaurantes japoneses que combina un filete de lomo de cerdo rebozado con arroz, cebolla pochada, huevo y un caldo muy especial. Una mezcla impresionante que le da un sabor único y delicioso.

Este bagel sabe a gloria bendita

Aunque se suelen asociar con el desayuno, lo cierto es que los Bagels también son apropiados para un almuerzo (véase un Brunch) o la cena. Todo depende de qué ingredientes utilices. La base es de lo más versátil, así que las opciones son ilimitadas. Desde algo suave y ligero hasta lo más potente.

Cuando viajé a Nueva York hace cinco años tuve la oportunidad de probar unos cuantos Bagels. No creo que haya una combinación perdedora pero si hay una que sobresale del resto. Lee con atención. Bagel de pera, manzana, queso cheddar fundido, cebolla caramelizada, mermelada de manzana, rúcula y huevo a la plancha. Tranquilo. Es normal que se te haya hecho la boca agua.