Sin categoría

6 consejos para ir en bici por ciudad y no morir en el intento

(Leer con voz de Félix Rodríguez de la Fuente) El ágil ciclista intenta atravesar la jungla de asfalto sin percances mientras es acechado por conductores imprudentes.

Aunque la semana pasada hablamos de la bicicleta como una de las mejores formas de moverse por ciudad, lo cierto es que si te mueves por las acera/carretera como lo hacías por el parque cuando tenías cinco años puedes acabar teniendo un accidente. Por eso, como queremos seguir fomentando el uso de la bicicleta en la ciudad aquí van unos cuántos consejos para no morir en el intento.

Durante todo octubre en El Imperdible vamos a dedicar nuestra primera sección De temporada al uso de la bicicleta en la ciudad.

1. Aprende a candar tu bici de forma segura

Y sobre todo no seas rata. A la larga te va a salir más barato un buen candado que comprar una bici nueva. ¿Nuestra recomendación? Una U rígida, un articulado o una cadena.

2. Protégete de los coches

Foto por Asier G. Morato.

Foto por Asier G. Morato.

Ir en bici por la carretera puede dar respeto la primera vez, pero una vez aprendes a moverte por el asfalto no tendrás problema. La clave está en ser precavido e ir siempre alerta. La bici es un vehículo más en la calzada, así que estás obligado a respetar y cumplir las mismas normas que el resto. No te saltes los semáforos. No circules en dirección contraria. No zigzaguees entre los coches.

Circula por el centro del carril derecho e indica con los brazos si vas a girar. Es vital para evitar accidentes que el resto de conductores sepan qué vas a hacer. Lo mismo ocurre con las luces y reflectores, te aseguro que no quieres ponerlo más difícil.

Hablemos de los pasos de cebra: Si vas encima de la bici los coches no están obligados a parar para dejarte pasar. La cosa cambia si cruzas la carretera por el carril bici, donde si tienes la prioridad.

3. Respeta a los peatones

Foto por Asier G. Morato.

Foto por Asier G. Morato.

Gran parte de la ventaja de las bicicletas es su versatilidad. Son el único vehículo que, en condiciones ideales, puede circular por la acera siempre y cuando se den estas condiciones:

  • No haya algún tipo de carril bici o vía ciclista.
  • La acera no sea estrecha (menos de 3 metros).
  • No haya aglomeraciones.

Si no se cumple alguna de estas situaciones tendrás que bajarte de la bici si quieres seguir por la acera. Eso si, tienes que tener claro que aunque puedas circular por la acera un ciclista nunca tiene la prioridad sobre un peatón. El peatón es igual de vulnerable ante un ciclista que este ante un coche. Ten algo de empatía y circula entre ellos tal y como te gustaría que lo hicieran otros vehículos. Usa el timbre para avisar y adelanta despacio y dejando sitio de sobra.

4. No te pases de listo

Tómatelo con tanta calma como el amigo de aquí arriba. Foto por Asier G. Morato.

Tómatelo con tanta calma como el amigo de aquí arriba. Foto por Asier G. Morato.

En el código de circulación la bicicleta es un vehículo más, por lo que si incumples alguna de las normas puedes recibir la misma sanción que una moto o un coche. Deja de mirar el móvil mientras circulas, ya contestarás cuando llegues. Tampoco te pongas los auriculares. Pero sobre todo no montes en bici bajo los efectos del alcohol. Si te paran estas obligado a soplar como el resto de conductores. En caso de dar positivo tendrás la misma multa y, si tienes el carnet, incluso puedes perder puntos.

5. Ten la bici apunto

No hacen falta que te compres las herramientas más hipsters, pero no te olvides de revisar el estado de tu bici de vez en cuando. Foto por Asier G. Morato.

No hacen falta que te compres las herramientas más hipsters, pero no te olvides de revisar el estado de tu bici de vez en cuando. Foto por Asier G. Morato.

A diferencia de los coches, las bicicletas no están obligadas a pasar ningún tipo de inspección. Eso no quita que tengas tu bici a punto. Hazme caso cuando te digo que no quieres quedarte sin frenos bajando una cuesta o caerte en la lluvia por culpa de un neumático desgastado. Con un poco de cuidado cada pocos meses puedes alargar la vida de tu bici de forma considerable, evitarte dolores de cabeza e incluso ahorrar dinero.

6. Usa el casco

Pedalea feliz, contento y con el casco puesto. Foto por Asier G. Morato.

Pedalea feliz, contento y con el casco puesto. Foto por Asier G. Morato.

Lo sé. Llevar casco es un coñazo. Sin embargo, te puede salvar la vida si tienes un accidente. No os imagináis la de formas en la que puedes acabar golpeándote la cabeza cuando te caes de la bici en ciudad.

Además, hoy en día no son tan feos ni incómodos. Los hay de diseño e incluso que se pliegan para guardarse en la mochila. Déjate de excusas.

El casco es obligatorio en las vías interurbanas y para los ciclistas de menos de 16 años.