Gastronomía

Así es cómo se prepara una hamburguesa BBQ al más puro estilo americano

🎼No conquistas nada, con una ensalada…🎤

La vida es demasiado corta para vivir a base de ensaladas. Hasta Lisa Simpson lo sabe. Especialmente si estás de vacaciones y tienes una barbacoa cerca. Da igual lo que le eches, desde pollo hasta pescado, todo está más rico a la parrilla.

Por eso hoy os vamos a ensañar a preparar unas hamburguesas BBQ al más puro estilo americano, con patatas a la parrilla y mazorcas como acompañantes de lujo.

El secreto está en la barbacoa

Los ingredientes para esta hamburguesa a la barbacoa son los de siempre: pan, carne picada, queso, tomate, lechuga, cebolla… La diferencia está en cómo se prepara y, sobre todo, dónde. No importa la sartén que utilices, ninguna va a darle el mismo sabor a la carne que una parrilla.

Sin una buena materia prima de nada sirve tener la mejor barbacoa del mundo. Foto por Asier G. Morato.

Sin una buena materia prima de nada sirve tener la mejor barbacoa del mundo. Foto por Asier G. Morato.

Empezamos cocinando la carne. Es importante que la parrilla ya esté caliente y que la hamburguesa se encuentre a temperatura ambiente. De esta forma nos aseguramos de que se fríe y no se cuece.

Consejo: Puedes comprar la hamburguesa ya preparada, pero si quieres que de verdad sea imperdible te recomiendo que las prepares tú mismo con un poco de carne picada, sal y pimienta.

Una vez esté en el fuego no la marees. A la carne solo se le da una vez la vuelta y en ningún momento hay que apretarla. De esta forma conseguimos que se selle y evitamos que los jugos que contienen todo el sabor se escapen.

Gran parte del sabor de estas hamburguesas a la barbacoa reside en fundir el queso con la carne. Foto por Asier G. Morato.

Gran parte del sabor de estas hamburguesas a la barbacoa reside en fundir el queso con la carne. Foto por Asier G. Morato.

Tras unos 5-10 minutos la primera mitad de nuestra hamburguesa ya estará lista y es el momento de darle la vuelta y añadir el queso. Después sólo hay que cerrar la barbacoa y dejar que la magia ocurra. En unos 3 minutos el queso se habrá fundido con la carne y la hamburguesa estará lista para salir.

El bacon también va vuelta y vuelta a la parrilla hasta que se quede bien crujiente. Foto por Asier G. Morato.

El bacon también va vuelta y vuelta a la parrilla hasta que se quede bien crujiente. Foto por Asier G. Morato.

Por supuesto el bacon también va a la parrilla. Podemos ir cocinándolo al mismo tiempo que la hamburguesa. Vuelta y vuelta hasta que quede bien tostado y crujiente. Nada de bacon crudo por favor.

Las hamburguesas de autor están fabulosas, pero nada como el clásico tomate, lechuga, bacon y queso. Foto por Asier G. Morato.

Las hamburguesas de autor están fabulosas, pero nada como el clásico tomate, lechuga, bacon y queso. Foto por Asier G. Morato.

Por último sólo nos queda preparar el pan y montar nuestro pequeño rascacielos atasca-arterias: un poco de mostaza/mayonesa/ketchup en la base, la hamburguesa con el queso, el bacon crujiente y algo de lechuga, tomate y cebolla para equilibrar.

Acompañantes de lujo

Es muy importante que compréis maíz dulce si no queréis acabar haciendo palomitas. Foto por Asier G. Morato.

Es muy importante que compréis maíz dulce si no queréis acabar haciendo palomitas. Foto por Asier G. Morato.

Aunque en España no suelen ser un acompañante habitual, en Estados Unidos no hay barbacoa que se precie que no tenga mazorcas. Prepararlas es tan sencillo como ponerlas en la parrilla a fuego medio e ir rotándolas para que se cocinen por todos sus lados. Una vez esté lista solo hay que untarla con un poco de mantequilla y echarle una pizca de sal, pimienta. Eso sí, si no queréis acabar preparando palomitas más os vale comprar maíz dulce.

Crujientes por fuera y suaves por dentro estas patatas a la parrilla son la guarnición perfecta para nuestra hamburguesa. Foto por Asier G. Morato.

Crujientes por fuera y suaves por dentro estas patatas a la parrilla son la guarnición perfecta para nuestra hamburguesa. Foto por Asier G. Morato.

Tampoco pueden faltar unas cuantas patatas, solo que esta vez en vez de fritas las vamos a hacer a la parrilla. Para ello necesitamos un buen puñado de patatas de guarnición. Primero las lavamos y cortamos en cuatro pedazos. Después las metemos en un bol y las aderezamos con un chorro de aceite de oliva, sal, pimienta y pimentón dulce; y las dejamos reposar unos minutos.

Para cocinarlas las echamos a la barbacoa con fuego medio y dejamos que se doren por fuera. Cuando estén suficientemente tostadas bajamos el fuego y cerramos la tapa para que se cocinen por dentro. En unos 7 minutos deberían de estar listas para comer.