Gastronomía

3 salsas caseras para dar vida a tus patatas fritas

Salsas caseras

No hay reunión de amigos que se precie que no cuente con un aperitivo tan internacional como las patatas fritas.

Un plato mil veces repetido, pero que con un poco de cariño se puede convertir en un auténtico manjar. Ni siquiera hay que complicarse mucho, sólo tenemos que hacer unas buenas patatas y después añadirles una de estas tres salsas caseras que hoy os enseñamos a cocinar en El Imperdible.

Mayonesa de aguacate y lima

Mayonesa de aguacate y lima

Para la mayonesa de aguacate y lima hemos preparado unas patatas al estilo “puente nuevo”. Foto por Asier G. Morato.

Toda vida se puede dividir en dos épocas: la de antes de conocer el aguacate y la de después. Esta huesuda fruta es el extra perfecto para cualquier plato, desde un bocadillo hasta una salsa como ésta. Una mayonesa con un toque mágico que no sólo marina con las patatas si no que también es un gran aderezo para muchos pescados. Una salsa que para la que necesitamos:

  • 1 huevo.
  • 3 partes de aceite de girasol.
  • 1/2 aguacate.
  • 2 cl de zumo de limón.
  • Cilantro fresco.
  • Pimienta negra.
  • Sal.
  • Además de una batidora con su vaso.
Truco: Si quieres evitar cualquier riesgo de salmonelosis, puedes cambiar el huevo por una parte de leche.

 Paso a paso

  • Echamos el huevo, el aceite de girasol y la sal en el vaso. Posamos la batidora en el fondo y la ponemos a máxima potencia para hacer que emulsione la mayonesa. Una vez se haya emulsionado el fondo levantamos ligeramente la batidora (sin sacar el cabezal) para mezclar todo. Hay que hacerlo con cuidado, puesto que si entra aire la mayonesa se echará a perder.
Hacer la mayonesa es realmente sencillo, pero si no quieres complicarte tanto puedes comprar mayonesa y mezclarla como se indica en la receta para darle el toque de aguacate y lima.
  • Pelamos el aguacate y lo cortamos en cubos. Después picamos el cilantro.
  • Echamos todo al vaso donde se encuentra la mayonesa y le añadimos el zumo de limón y la pimienta molida.
  • Volvemos a meter la batidora y trituramos hasta que nos quede una mayonesa fina y sin grumos.
Consejo: La mayonesa casera es un alimento muy delicado, por lo que conviene guardarla tapada en la nevera si no se va a consumir de inmediato.

 Currywurst

Currywurst

Con la salsa CurryWurst a parte de una salchicha alemana hemos preparado unas patatas (con piel) al horno con mantequilla, sal y pimienta. Foto por Asier G. Morato.

El "currywurst" es una de las joyas de la gastronomía alemana. Una receta en la que se sirve una salchicha "brühwurst" con patatas fritas y el ketchup de curry que vamos a preparar bañándolo todo. Una salsa que no sólo nos puede servir para las patatas, si no también para una pizza, unas albóndigas o una lasaña. Para hacerla necesitamos lo siguiente:

  • 150 gr de ketchup.
  • 150 gr de tomate frito.
  • 1/2 cebolla.
  • Curry en polvo.
  • Mostaza.
  • Pimentón dulce o cayena en polvo (depende de lo que nos guste el picante).
  • Salsa Worcestershire o de soja.
  • Miel.
  • 1 diente de ajo.
  • Aceite de oliva.
  • Sal y pimienta.
  • Agua.

 Paso a paso

De las tres salsas de esta colección el Currywurst es sin duda alguna la más elaborada, sin embargo, también es la que tiene un sabor mucho más profundo y novedoso:

  • Picamos la cebolla y el ajo y lo ponemos todo a pochar en una sartén con un poco de aceite durante 10-15 minutos.
  • Añadimos el tomate y el ketchup a la sartén y dejamos que se cocine a fuego lento.
  • Una vez se haya calentado, añadimos una cucharada generosa de curry, una cucharada de mostaza, otra de salsa Worcestershire/soja, otra de miel y media de pimentón/cayena.
  • Removemos hasta que todo se haya mezclado de forma uniforme y subimos el fuego hasta que la salsa hierva. Una vez empiece a borbotear lo ponemos al mínimo y dejamos que se haga un poco más.
  • Por último salpimentamos al gusto y, si la salsa se ha quedado demasiado espesa, añadimos un poco de agua.
  • Cuando esté lista la servimos en caliente sobre las patatas.

Ali-Oli

Ali-Oli

Para el Ali-Oli lo mejor es cortar las patatas en cubo y freírlas en aceite. Foto por Asier G. Morato.

Por último tenemos la salsa de las salsas en lo que a patatas fritas se refiere. El Ali-oli. Una versión alegre de la mayonesa que se diferencia principalmente por el toque que le deja el ajo y el perejil. Un acompañante de lujo en una tarde de cañas con amigos. Para ello necesitamos:

  • 1 huevo.
  • 3 partes de aceite de girasol.
  • Sal.
  • Pimienta blanca.
  • Mostaza.
  • Ajo.
  • Perejil.
  • Y una batidora con su vaso.
Truco: Si quieres evitar cualquier riesgo de salmonelosis, puedes cambiar el huevo por una parte de leche.

 Paso a paso

Los pasos a seguir son muy similares a los de la mayonesa de aguacate y lima, sólo que algo más cortos:

  • Picamos el ajo y el perejil.
  • Lo echamos en un vaso junto con el huevo, el aceite de girasol, la sal/pimienta y una pizca de mostaza.
  • Posamos la batidora en el fondo y la ponemos a máxima potencia para hacer que emulsione la mayonesa.
  • Una vez se haya emulsionado levantamos ligeramente la batidora (sin sacar el cabezal) para mezclar todo. Hay que hacerlo con cuidado, puesto que si entra aire la mayonesa se echará a perder.
Consejo: El Ali-Oli casero es un alimento muy delicado, por lo que conviene guardarla tapada en la nevera si no se va a consumir de inmediato.