Caprichos

Siete auriculares para disfrutar de la música como nunca

Beats Solo2

Deja de castigar al melómano que llevas dentro con los auriculares que te regalaron con el móvil.

Algunos son decentes y sirven para sacarte de algún que otro apuro, pero en su mayoría son incapaces de reproducir una canción con toda su riqueza sonora. Esos pequeños detalles, que hacen grande una canción, acaban pasando desapercibidos por culpa de unos malos auriculares. Por no hablar de lo incómodos que pueden resultar si los llevamos puestos todo el día o lo molesto que resulta que se caigan de tu oreja cada vez que sales a correr.

Todos sabemos que ese melómano que llevas dentro no se merece este castigo, por eso aquí tienes siete auriculares para disfrutar de la música como nunca.

Mejor que los que ya tienes

Sennheiser CX 5.00i

Los Sennheiser CX 5.00i son una gran opción para aquellos que busquen un gran sonido a un precio asequible. Foto por Tuan Viet.

Salvo que seas un melómano lo más seguro es que uses los cascos que vienen con el teléfono para escuchar música. Unos cascos que en el mejor de los casos pueden ser unos Apple EarPods (35€), que tienen una gran relación calidad/precio, y en el peor algo en lo que debería estar prohibido escuchar música.

Nuestra recomendación, especialmente en el segundo caso, es que os deis un pequeño capricho y os hagáis con unos Sennheiser CX 5.00i (60€), con control de volumen y micrófono, o los CX 3.00 (37€) sin ello. Ambos tienen una calidad excepcional y son capaces de reducir el ruido externo gracias a su forma in-ear. Además, el cable está diseñado para reducir los enredos y cuenta con adaptadores de distinto tamaño para que encajen a la perfección en nuestra oreja.

Para correr sin líos

Sennheiser OCX 686i

Gracias a sus materiales los Sennheiser OCX 686i pueden aguantar todo el deporte que les echemos encima. Foto por Sennheiser.

Si hay una actividad que haga sufrir a un par de auriculares esa es sin duda alguna correr. El sudor humedece el altavoz interno y hace que a la larga acaben fallando, por no hablar de que en muchos casos no logran aguantar dentro de la oreja y se caen. Y no lo hacen en cualquier momento, lo hacen justo en mitad del estribillo de la canción más épica de la lista. En ese instante en el que te estás viniendo arriba y recibes esa necesaria inyección de adrenalina para aguantar un par de kilometros más los cascos saltan al vacío.

Para evitar que se caigan o tener que reemplazarlos cada pocos meses, lo mejor es hacerse con unos auriculares deportivos como los Sennheiser OCX 686i (65€). Unos auriculares in-ear que cuentan con una garra externa que se agarra a nuestra oreja y hace que no se caigan. Además, están fabricados con materiales reforzados y cuentan con control remoto. Perfectos para salir a correr junto con un iPod Shuffle o el recién anunciado Pebble Core.

¡Mira mamá, sin cables!

Beats Solo2

Entre su diseño y su conexión inalámbrica los Beats Solo3 son todo un capricho. Foto por Beats.

Aunque resultan más caros que sus equivalentes con cable, auriculares Bluetooth como los Beats Solo3 Wireless (250€) resultan muy cómodos gracias a la libertad que ofrecen. Gracias a su conexión inalámbrica podemos movernos con total libertad sin miedo a que el cable se enganche. Incluso podemos alejarnos del móvil hasta 9 metros y seguir escuchando como si nada. Un extra que se suma a unos cascos ya de por si muy atractivos gracias a su diseño y calidad de audio.

Si prefieres algo más resistente y ligero puedes puedes hacerte con un par de auriculares deportivos Bluetooth como los Jaybird X2 (130€). Además, si tienes un reloj inteligente como el Apple Watch puedes dejar el móvil en casa cuando salgas a correr.

La única pega de todos ellos es que suman a la, ya de por si larga, lista de chismes a cargar.

Para los melómanos más sibaritas

B&O H6

Construidos en materiales de alta calidad como el cuero y el aluminio los B&O H6 son una delicia para los más sibaritas. Foto por Minimally Minimal.

Por último, aunque no por ello menos importantes, tenemos a los reyes del audio: B&O Play H6 (291€). Unos cascos que pueden suponer una gran inversión pero que a cambio harán babear al melómano que llevas dentro. No es solo que suenen como los ángeles, es que además están construidos con materiales de alta calidad (cuero y aluminio). Además, su diseño ergonómico hace que podamos llevarlos puestos durante horas y horas sin inmutarnos.

Su construcción cerrada hace que ningún ruido se entrometa en la experiencia. Un punto extra que se suma a un amplio rango dinámico, con un balance perfecto entre agudos y graves, que puede dar lo mejor de si mismo incluso sin la necesidad de un amplificador.