Cultura

“Harry Potter y el legado maldito”, la magia continúa 19 años después

“Era dificil creer que tanta magia pudiera ser real.”

Cusando J. K. Rowling anunció que la octava parte de Harry Potter, titulada “El legado maldito” (o “The Cursed Child” en inglés), sería una obra de teatro lo cierto es que no las tenía todas conmigo. No me entendáis mal, no dudaba de que la historia estaría a la altura pero no estaba seguro de que el teatro fuese el medio más adecuado.

¿Cómo de creíble iba a resultar la magia en directo? Si no se mantenía el casting original, ¿iba a ser lo mismo Harry Potter sin los actores que le pusieron cara? ¿Estarían a la altura de las circunstancias? ¿Cómo iban a plasmar un mundo con tantas localizaciones mágicas en un pequeño escenario? ¿Por qué limitar a un solo teatro una historia que medio mundo estaba esperando? ¿Estaría la producción a la altura o acabaría siendo un fracaso absoluto como la obra de “Spider-man: Turn of te dark? Me hice todas esas preguntas y más.

Y la verdad es que me siento un poco idiota por ello, puesto que sólo necesite ver los primeros diez minutos de la obra para darme cuenta de que la obra de teatro de “Harry Potter y el legado malditoes la mejor versión de Harry Potter que existe.

19 años después

Hermione, Ron, Harry, Ginny y sus hijos se reencuentran en el andén 9 y 3/4 de Kings Cross. Foto por Manuel Harlan.

Hermione, Ron, Harry, Ginny y sus hijos se reencuentran en el andén 9 y 3/4 de Kings Cross. Foto por Manuel Harlan.

Todo empieza donde lo dejamos en “Las Reliquias de la Muerte” (Amazon, iBooks). 19 años después de la batalla de Hogwarts los tres magos más famosos del mundo se vuelven a encontrar en el andén 9 y 3/4 de King Cross. Solo que esta vez no son ellos los que toman el camino a la escuela, si no sus hijos.

Hermione, que ostenta el cargo de Ministra de Magia, llega junto a su marido Ron, que ahora se encarga de Sortilegios Weasley junto a su hermano George, y sus dos hijos Hugo y Rose.

Por otro llegan Harry Potter, al que el trabajo de auror le ha dado más trabajo de oficina que aventuras, Ginny, la cual desmontó la escoba para ser reportera en El Profeta, y sus tres hijos: James Sirius, Albus Severus y Lily Luna.

Aunque no son los únicos. También llega un Draco Malfoy junto a su esposa Astoria e hijo Scorpius que ha caído en desgracia desde la muerte del que no debe ser nombrado.

Niños malditos

Harry Potter regaña a su hijo, Albus Severus. Foto por Manuel Harlan.

Harry Potter regaña a su hijo, Albus Severus. Foto por Manuel Harlan.

Un epílogo que sirve de punto de partida para una historia que se centra en relatarnos lo difícil que resulta para Albus Severus Potter crecer bajo la sombra de un Harry Potter conocido y admirado en todo el mundo mágico.

Un apellido que en muchas ocasiones más que un don resulta toda una maldición, puesto que eleva de forma inimaginable todas las expectativas que el mundo tiene sobre ti.

Desde algo tan simple como la casa a la que perteneces:

—¿Y si me ponen en la casa de Slytherin? —susurró en voz baja para que sólo lo oyera su padre, y éste comprendió que sólo la tensión de la partida podría haber obligado a Albus a revelar lo enorme y sincero que era ese temor.

Harry se puso en cuclillas y su cara quedó a la altura de la de Albus. El chico era el único de sus tres hijos que había heredado los ojos de Lily.

—Albus Severus —susurró Harry para que no los oyera nadie más que Ginny, y ella fue lo bastante discreta para fingir que estaba diciéndole adiós con la mano a Rose, que ya había subido al tren—, te pusimos los nombres de dos directores de Hogwarts. Uno de ellos era de Slytherin, y seguramente era el hombre más valiente que jamás he conocido.

Pasaje del epílogo de “Harry Potter y Las Reliquias de la Muerte” (Amazon, iBooks).

Harry Potter y el legado maldito - Manuel Harlan

Scorpius Malfoy y Albus Severus Potter charlan en el Hogwarts Express. Foto por Manuel Harlan.

Hasta incluso las amistades, que se ven enormemente condicionadas por el pasado:

—Así que ése es el pequeño Scorpius —murmuró Ron—. Asegúrate de superarlo en todos los exámenes, Rosie. Suerte que has heredado la inteligencia de tu madre.

—Haz el favor, Ron —protestó Hermione, entre severa y divertida—. ¡No intentes enemistarlos antes incluso de que haya empezado el curso!

—Tienes razón; perdóname —se disculpó Ron, aunque no pudo evitar añadir—: Pero no te hagas demasiado amiga suya, Rosie. El abuelo Weasley jamás te perdonaría si te casaras con un sangre limpia.

Pasaje del epílogo de “Harry Potter y Las Reliquias de la Muerte” (Amazon, iBooks)

Unas expectativas nada fáciles de sobrellevar cuando no sólo llevas el apellido Potter si no que además eres el vivo retrato de tu padre.

Harry Potter y el legado maldito - Manuel Harlan

Draco Malfoy, Ron Weasley, Hermione Granger, Harry Potter y Ginny Weasley comparecen ante un grupo de magos. Foto por Manuel Harlan.

Todo ello en una historia a la altura de lo que J. K. Rowling nos tiene acostumbrados. Con risas y llantos. Con momentos que enmudecen y te ponen los pelos de punta. Con referencias pequeñas a todas las historias pasadas que harán disfrutar a los potterhead más acérrimos. Una continuación perfecta para una saga que todavía tiene mucho que contar.

Si no puedes esperar a ver la obra de teatro en Londres o a que ésta llegue a tu ciudad, puedes enterarte de lo que sucede mediante el guión de la obra que se pondrá a la venta el 31 de julio.

Comprar guión

La magia del teatro

Las casas de Hogwarts animan a sus respectivos compañeros en una competición de magia.

Las casas de Hogwarts animan a sus respectivos compañeros en una competición de magia.

Aunque, sí os soy sincero, os recomiendo que si tenéis la oportunidad disfrutéis de la obra de teatro. Después de los primeros diez minutos me resultaba difícil creer que tanta magia pudiera ser real. La experiencia está a medio camino entre los libros y las películas, en una intersección donde la emoción que aportan los actores te hace sentir la historia y todavía quedan pequeños huecos que tu mente rellena con pura magia.

Harry Potter y el legado maldito - Manuel Harlan

Ginny habla con Harry Potter antes de irse a dormir. Foto por Manuel Harlan.

El casting formado por Jamie Parker (Harry), Poppy Miller (Ginny), Noma Dumezweni (Hermione), Paul Thornley (Ron), Alex Price (Draco), Cherrelle Skeete (Rose), Sam Clemmett (Albus) y Anthony Boyle (Scorpius), entre otros, lo borda actuación tras actuación. Da igual lo mucho que conozcas un personaje o lo acostumbrado que estés a su versión literaria o cinematográfica, en ningún momento sientes que estás ante otra persona que no sea Hermione, Harry Potter, Draco Malfoy, Ron Weasley…

Los cambios de escena están coreografiados hasta el detalle, con lo que en ningún momento notas que la historia se detenga. Foto por Manuel Harlan.

Los cambios de escena están coreografiados hasta el detalle, con lo que en ningún momento notas que la historia se detenga. Foto por Manuel Harlan.

Unas actuaciones que sirven de base para la impresionante puesta en escena que han ideado John Tiffany, director, Steven Hogget, coreografía, Chirstine Jones, escenografía, y Katrina Lindsay, vestuario. Entre todos han conocido y aceptado las limitaciones que impone el teatro (espacio, efectos…) y han sabido aprovecharlos para crear verdadera magia.

La señora del carrito reparte dulces en un viaje más del Hogwarts Express. Foto por Manuel Harlan.

La señora del carrito reparte dulces en un viaje más del Hogwarts Express. Foto por Manuel Harlan.

No estás tú solo delante de un libro, tampoco eres uno más delante de una pantalla, estas allí y sientes que formas parte de la obra. La historia y las ilusiones no empiezan y acaban en el escenario, si no que se extienden por todos los rincones del teatro. No es que se rompa la famosa cuarta pared, es que directamente no existe en toda la obra. El aspecto y la decoración del teatro no sólo se ha adaptado para encargar con el universo mágico, si no que además cambia conforme avanza la historia.

Todo ello hace que se cree un ambiente en el que público, actores e historia forman un único ente cuyo corazón late al unísono. Todos aguantamos la respiración en los momentos de tensión. Lloramos con las pérdidas. Reímos con las anécdotas. Y esa es, sin duda alguna, donde reside la verdadera magia de “Harry Potter y el legado maldito“.

Actualmente “Harry Potter y el legado maldito” (o “Harry Potter and the Cursed Child”) sólo se puede disfrutar en el Palace Theatre de Londres. Las entradas son difíciles de conseguir, pero puedes probar suerte.

Comprar entradas Comprar guión