ÑAM

Esta pizza sin gluten te hará la boca agua seas o no celiaco

Pizza sin gluten

Porque todo el mundo tiene derecho a disfrutar de una buena pizza.

Pese a que no soy celiaco, estos últimos años he podido probar mucha de la comida sin gluten tanto en tiendas como en restaurantes. Por suerte, la brecha de calidad es cada vez más pequeña, sin embargo, cuando hablamos de platos como la pizza te puedes encontrar cualquier cosa. Desde auténticas suelas de zapato hasta masas hechas a mano con cariño y cuidado.

Teniendo esto en cuenta, y como todo el mundo tiene derecho a disfrutar de una buena pizza, hoy os traemos una receta para hacer masa de pizza sin gluten.

¿Qué necesitas?

Pizza sin gluten

Agua, sal, harina, azúcar y levadura y un buen amasado son el secreto para una masa de pizza sin gluten imperdible. Foto por Asier G. Morato.

Para hacer la masa de pizza sin gluten se necesita lo siguiente:

  • 230 gr de harina (tamizada) de maíz panificable.
  • 200 ml de agua del tiempo.
  • Un sobre de levadura de panadería.
  • Azúcar.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • También es recomendable contar con un robot de cocina que nos ayude a amasar.
Con estas cantidades tendremos masa suficiente para dos pizzas. Si no las vais a comer al momento podéis congelar una y comerla más adelante.

En cuanto al resto de ingredientes de la pizza, en nuestro caso, hemos mezclado tomate frito con algo de salga barbacoa y le hemos añadido queso mozzarella, bacon, jamón york y pimiento rojo. Pero esta parte os la dejamos a vuestra libre elección.

Paso a paso

Pizza sin gluten

Hay que trabajar bien la masa hasta que quede lista para ser convertida en pizza. Foto por Asier G. Morato.

Una vez tenemos todos los ingredientes listos sólo hay que seguir unos sencillos pasos:

  • Ponemos a precalentar el horno a 220º.
  • Echamos en un vaso 100 ml de agua junto con la levadura y una pizca de azúcar y lo dejamos reposar durante 5 minutos.
  • Mientras esperamos vertemos en el bol donde vayamos a comenzar a amasar la harina (tamizada) junto con una pizca de sal, un chorro de aceite y los otros 100 ml de agua.
  • Una vez hayan pasado los 5 minutos lo añadimos al bol y comenzamos a amasar.
  • Cuando sea consistente, paramos el robot, esparcimos un poco de harina sobre la encimera y terminamos de amasar a mano.
  • Colocamos un papel de horno sobre la bandeja donde vayamos a cocinar la pizza y estiramos la masa sobre ella hasta que quede con el grosor adecuado.
  • Hacemos unos pequeños bordes en las esquinas y añadimos los ingredientes.
Truco: Podéis dar una pincelada de aceite al borde de la pizza antes de meterla al horno para que quede dorado y crujiente.
  • Por último, horneamos durante 30 minutos a 220º.

Y ya sólo queda sentarnos a la mesa y disfrutar de una pizza sin gluten hecha a mano.