Todos los artículos etiquetados como: Papelería

5 lápices para volverse adicto al grafito

Nunca he sido una persona de lápices, ni me sentía cómodo usándolos ni me gustaba cómo escribían, pero el tiempo me ha demostrado que la culpa no era mía si no del modelo que usaba. El Ohto Sharp Pencil 2.0 fue un primer acercamiento al grafito y desde entonces he estado probando cosas nuevas.

La mayoría de ellas las encontré durante mi viaje a Nueva York, cuando tuve la oportunidad de visitar CW Pencils, la Meca de los lápices. Una visita obligada para todos los amantes de la papelería. Ya tenía algunos en mente, pero me ayudaron a completar esta lista de cinco lápices para volverse adicto al grafito.

Los estuches no son sólo para niños

Si os digo la palabra estuche lo más seguro es que la imagen que os venga a la mente sea la de un niño de primaria guardando sus lápices de colores en un pequeño saco repleto de colorines y dibujos. Imposible pensar en otra cosa cuando la mayoría de estuches que se venden son para estudiantes.

Si acabáis de empezar a aficionaros al mundo de la papelería puede que no sea un problema, pero tarde o temprano lo acabará siendo. O ¿acaso alguno quiere llevar sus Kaweco, Lamy y Ohto Sharp Pencil en un estuche de “La Patrulla Canina”?

Cuesta encontrarlos, pero de vez en cuando te encuentras con joyas como el Hightide Penco Field Roll Case. Un estuche que ha aparecido en muchas de las fotos de El Imperdible y por el que no me habéis parado de preguntar.

Déjate de apps, ésta es la mejor forma de tomar notas

Mi cabeza está llena de ideas. A veces se puede explicar en una simple frase. Otras, necesita de varios párrafos. Lo único que nunca cambia es la necesidad de tomar nota, puesto que si no lo hiciese más de la mitad acabaría desapareciendo al final del día.

En los últimos años he probado todo tipo de apps para tomar notas, desde la que viene instalada en el móvil hasta las que aseguran tener memoria de elefante, pero ninguna me ha funcionado. Por alguna que otra razón siempre encontraba algo que me hacía sentir incomodo y no me dejaba desarrollar mis ideas como quería.

A veces todo parecía ser demasiado complejo, otras todo se restringía a texto escrito. Incluso había algunas en las que el diseño invitaba a todo menos pensar. Así que al final he vuelto a tomar notas a la vieja usanza: con papel y boli.

Es hora de volver a escribir una carta

Viendo lo que llega habitualmente por correo, no creo que nadie se acerque hasta su buzón con emoción e intriga por ver si ha llegado alguna carta. De vez en cuando puede llegar algún paquete con algo que hayas comprado online, pero lo habitual son las facturas y la propaganda. Aunque claro, ¿quién iba a molestarse en escribir una carta y esperar varios dias hasta que llegue cuando puedes comunicarte de forma instantánea por email, WhatsApp o teléfono?

El portaminas que me ha hecho volver a amar los lápices

Tengo un problema. Soy demasiado perfeccionista y sufro si mi entorno no está perfectamente ordenado y limpio. De ahí que los lápices y yo nunca hayamos tenido muy buena relación. En el colegió los usaba obligado, pero en cuanto pude los cambié por bolígrafos y plumas. Era imposible disfrutar lo más mínimo con algo que, además de incómodo, no paraba de manchar allá donde fuera: restos de goma, la suciedad del sacapuntas y para colmo teñía en negro el interior de mis estuches. Durante años los lápices y yo hemos ido cada uno por su camino, hasta que me encontré con el Ohto Sharp Pencil 2.0.