Todos los artículos guardados como: Caprichos

Navaja suiza

Pon una navaja suiza en tu vida

Entre nieve, currywurst y cerveza me encontré con una tienda que tenía navajas suizas. Casi todas eran Victorinox, las originales, y además estaban de oferta así que después de más de 10 años queriendo una por fin me la acabé comprando.

Kakebo, el secreto japonés para empezar a ahorrar

Hacerse mayor tiene todo tipo de ventajas: puedes salir hasta tarde, viajar a donde quieras, conducir, tomar cócteles como la gente elegante…¿Lo malo? A la larga te acabas muriendo y tienes que empezar a organizarte por ti mismo. En casa, en la universidad, en el trabajo… e incluso en el dinero. A todos nos ha pasado. Cobras tu primer sueldo, ves que tu cuenta ha crecido de forma sustancial (te sientes como un jeque) y lo siguiente que recuerdas es el humo que salía de la banda magnética de tu tarjeta después de una tarde a lo Pretty Woman. Para cuando te quieres dar cuenta está temblando y el remordimiento te corroe.

Si creciste con la NES este libro no puede faltar en tu biblioteca

Aunque ya estaba bastante obsoleta cuando era pequeño, mis primeras partidas fueron en una NES que había en casa de mi abuela. Por esa época el salón estaba lleno de juguetes, sobre todo cuando iba a pasar el fin de semana, pero ninguno era tan especial como aquella consola. Sólo tenía dos juegos (“Super Mario Bros 3” y “Los Picapiedra”) pero no le hacía falta nada más para entretenernos durante horas.

Le costó nosecuantasmil pesetas a mi madre así que aquella caja gris tenía preferencia en el mueble de la televisión. Se la ha mimado tanto estos veinticinco años que no sólo está impoluta, si no que conserva hasta la caja y los manuales. Si querías jugar más valía que te portases bien y estuvieras formal. Salvo que hubiese novela, en ese caso daba igual lo que hicieras que no ibas a enchufar la maquinita.

Puede que esta semana me he este pasando de nostálgico, primero Pokémon y ahora la NES, pero me apetecía compartir esta historia después de leer “Playing with power” (30€), un capricho que me compré en la Nintendo World Store durante mi viaje a Nueva York.

Pokémon Sol y Luna Nintendo 3DS

El juego con el que he vuelto a tener 8 años

Todos tenemos un juego que ha marcado nuestra infancia. El mío, y el de muchos de mis amigos, fue Pokémon. Una franquicia que nos abrió los ojos y nos descubrió un nuevo mundo. El de los videojuegos.

Todavía recuerdo cuando los Reyes Magos me regalaron mi primera videoconsola: Una Game Boy Color amarilla con Pokémon Plata. Tenía ocho años y no lo entendía muy bien, pero me tenía cautivado. Desde entonces nuestra relación ha sido como montar una montaña rusa. Al principio fue de lo más emocionante, pero con el tiempo empezó a volverse monótono.

Parecía que llegaba a su 20 aniversario en el peor momento posible pero al final resulta que está en su mejor momento. Fueron la sensación del verano con Pokémon GO (iPhone, Android) y ahora quieren mantener el momento con Pokémon Sol y Luna para Nintendo 3DS. Un juego que me ha hecho sentir como si volviera a tener 8 años.

Otra forma de ver la televisión

Que internet lo ha cambiado todo no es nada nuevo. Puede que hace unos cuántos años fuese una predicción, pero hoy en día es toda una realidad. Todo es instantáneo. Todo está disponible en cualquier momento y lugar. Desde la comunicación con la gente que más nos importa hasta la forma en la que accedemos a información y entretenimiento.

No importa la hora o el lugar. Puedes ver y contestar mensajes desde la muñeca con el reloj, ver las últimas fotos de tus amigos en el móvil, disfrutar de cientos de horas de series y películas en tu tablet y leer medios como El Imperdible desde tu portátil. Pero, ¿qué pasa con la televisión?